jueves, 31 de julio de 2008

Amor de lejos



Cuando
empezamos relaciones amorosas lo último que pensamos es en
separarnos. Sin embargo, la separación muchas veces es inminente. En mi experiencia las veces que me tuve que separar de los que aún eran mis novios dejaron en mi marcados comentarios .Pero también puedo decir que pasa por etapas algo calificables.

La etapa
pre-separación. Estamos conscientes que lo haremos y por ende tratamos de prepararnos psicológicamente para ello, disfrutando los momentos cotidianos con sabor a "esta es nuestra última..." caminata, cena, cine, hacer el amor, cerveza, etc. Por estos detalles, esta etapa se convierte en un periodo lleno de sentimientos de me voy sin ti, pero volveré, y uno responde de manera automática te esperare toda una vida. ¿Pero es esto justo?
Hoy me voy. Este día pasan las horas como si fueran segundos, desearías detener las manecillas del reloj con los dedos y nunca soltarlas. Sientes que el tiempo es cómplice de tu pronta soledad, que lo que más quieren es verte en cuatro paredes con un espejo donde veas la imagen de una sola persona, Tu.
El día siguiente a la partida
. Aún no crees que eso te esta pasando a ti, te levantas con la sensación que todo fue un mal sueño y buscas con los sentidos al lado de tu cama un cuerpo caliente, pero te llevas con la ingrata realidad que sólo esta la almohada emplumada. Este día recuerdas que estabas haciendo con El el
día anterior, piensas si El está pensado lo mismo que tu y no ves la hora de recibir una llamada o email avisando que llego a su destino y diciendo que ya te extraña.

Los días que se vienen. Estos días son disparados por email (muchas veces más de uno diario), revisando la bandeja de entrada de la cuenta de email creada especialmente para comunicarse con El, esperando leer y escribir frases de amor y dolor. El caminar por calles donde caminabas con El, oler el perfume del muchacho que cruzo delante tuyo, acordarte de El por la camiseta que traía el primo, confundir más de una vez a alguien en la calle con El, ver las sábanas ordenas y no tener al que siempre las desordenaba, son algunas de las cosas que más frecuentemente pasa en este tiempo. Es acá donde algunas veces te cuestionas si tu dolor es de amor puro o de simple costumbre. Es tu amor real o simplemente extrañas lo que tenias diario y veías como parte de tu habitación y de tu vida.

Un
email por semana. El empieza a hacer amistades que tu no conoces y que por ende sientes recelo. Eres muchas veces incapaz de razonar que eres Tu la importante en su vida y no la gente que ahora lo rodea, empiezas a dudar de la seguridad que muchas veces te enorgullecías. Pero es inevitable sentir dolor cuando ves que en ocasiones pasas a segundo plano y ahora tiene más planes con aquellas amistades que tratan de incorporarlo a su nuevo micromundo. Tratas de entender y entenderte, pero siempre esta la pregunta ¿me estará olvidando?

Ya no es lo mismo. Cuando las separaciones son de un tiempo indefinido la cosa está más díficil aún, porque eres como un barco sin brújula. Posiblemente esta situación hace que tu relación se enfríe con el tiempo, porque nosotros no somos seres aislados y necesitamos a alguien que de vez en cuando te mire a los ojos con deseo.

Creo que nos damos un tiempo. Esta frase es muy usada estando aún físicamente con El. Sin embargo, en estas circunstancias es un poco más peligrosa, porque tienes argumentos que podrían inclinarte a favor de una separación definitiva, el más importante: La distancia. No es justo tener a alguien "junto a ti" cuando no sabes cuando podrás llevarla de la mano nuevamente, No es justo amar a miles de kilómetros de distancia, no es justo sufrir por lo que no ves, no es justo verte en el espejo e imaginarte con El, cuando lo que realmente hay son puras sombras.

Empezar otra vez. Es empezar nuevamente con algo que tu creías que ya tenias. Es ver aquello que antes no veías porque simplemente no existían para ti. Es saber a amar lo que creías jamas amar.

Tengo que también aclarar que estas etapas no son siempre así (menos mal) , existen las parejas que si pueden romper las barreras de distancia y concretar lo que ellos se prometieron en la etapa pre-separación, conozco parejas que si lo hicieron, pero lo que no se es cómo lo hicieron, aunque a estas alturas de mi vida aun si lo supiera eso no me garantiza que me resulte.

2 comentarios:

Jobsky dijo...

Esto suena muy de gente phD.

Jobsky dijo...

exigo una actualización sniff sniff