domingo, 17 de febrero de 2008

... entonces voy a llorar...


Esta frase extraída del vocabulario de mi sobrina menor, cuando amenaza al no cumplirle los caprichos, me arranca al inicio más de una sonrisa. Sin embargo tambien me lleva a pensar sobre el llanto y sus repercuciones en la vida. Cuando era niña solía llorar muy fácilmente (como lo hace mi chantajista sobrina) por cosas simples y nada relevantes. Pero cuando uno crece un poco más el llanto se convierte en una manera de desfogar eso que te hace sentir mal. Cuando me enamore o ilusioné la primera vez lloré porque mi enamoradito me dejo porque sentía el llamado del Dios (dicese quería ser cura), aunque creo que más sufrí al ver que Dios tenía rostro de mujer y un nombre demasidado femenino. Después vinieron más lagrimas con mi siguiente relación porque creo que cuanto más se quiere más se sufre, pense que en algun momento estas se me acabarían! Pero grande fué mi sorpresa cuando en la última relación que tuve derramé más lagrimas aún. Pasa el tiempo, días, semanas, meses y mis ojos se llenan nuevamente cada vez que recuerdo o sólo imagino cada momento con El y veo mis días sin su presencia, lloro por lo felíz que fui y dejé de serlo al no tenerlo. Ahora mismo al escribir esto mojo mi teclado porque el llanto no me deja...espero algún día recordarlo sin lágrimas ¿Acaso no se puede dejar de llorar? Hasta ahora no entiendo bien el porqué del llanto, no lo hago para que se compadezcan de mi, no lo hago para desfogarme porque no funciona, no lo hago por capricho...¿porque lo hago entonces? Soy consiente que este motivo de llanto algún día tendra que acabar, ¿pero vendrá otra razón de porque hacerlo? La verdad no se si quiera que exista otra razón más de lágrimas...sólo el tiempo lo dirá, por ahora me queda "vivir" esta razón y comprar más pañuelos para secarme. Aunque a veces quisiera estar en los zapatos de mi sobrina para que un helado de chocolate me consuele.

1 comentario:

Jobsky dijo...

Que pe ... ya no sea tan chipilonga.