viernes, 4 de abril de 2008

Adiós


El ser participe de una sesión de despedidas siempre es recordable. Cuantas veces debimos decir adiós a gente o al ambiente del que no queríamos separarnos. Creo que es parte de nuestra vida el decir adiós, desde el inicio de la misma, marcada por un traumático nacimiento en el cual eres expulsado para nunca más regresar. De ahí en el transcurso de la vida dices muchos adióses, por ejemplo a los niñitos del nido y a tu profesora de la cual creíamos era la madre ideal porque sabia miles de canciones y juegos. El paso por la primaria y secundaria está marcado por dos promociones en que normalmente te separas definitivamente de tus compañeritos de salón (eso me sucedió a mi). Después que acabe la secundaria no tuve mayor contacto con mis compañeros de salón, en mi caso fue un adiós definitivo. No falta que en el transcurso de tu adolescencia digas adiós al primo, tía, hermana que se va en busca de una vida mejor o distinta de la que ya tienen. Siguiendo el tema académico, otro adiós que si me costo un poco más fue de mis amigos de la universidad, creo que mientras más maduro inicias una amistad esta tiene raíces más profundas, es así que llego diciembre de 2001 que dije adiós a varios amigos para empezar caminos totalmente distintos en nuestras vidas y que pocas veces nos cruzaría. Ahora, el adiós se dice a los padres es doloroso por lo sentimental que eso implica, pero dentro de nosotros cómo hijos que nos vamos reflejamos síntomas de madurez e independencia y eso nos hace sentir mejores. Los días mas tristes que me ha tocado vivir fue decir adiós a méxico, creo que es un trauma que aun no logro superar, deje de ver tanta gente que estimo en un solo día y que estoy casi segura no volveré a ver. Otro tipo de adiós doloroso es cuando te despides de la persona que amas, es cómo si nos arrancaran un pedazo de nosotros mismos, más aún si sabes que es un adiós tan incierto con olor a definitivo. En fin, creo que el decir adiós esta lleno de matices y encontrones sentimentales, pero en resumen nos arranca minutos, horas, días, o años de recuerdos fotográficos de lo vivido hasta esa despedida.

1 comentario:

Jobsky dijo...

Después de mucho pensar mi comentario es


Bueno!!