lunes, 12 de noviembre de 2007

Relatos de una infancia llena de brujerias


Como te llamas?
Tábata!
Como?
TÁBATA
umm...
T-á-b-a-t-a
ah como la hechizada!!!
si
y puedes mover la nariz???

Son consciente que uno no escoje el nombre con el cual quieren que la llamen, pero el llamarme como me llamo tuvo muchas anectodas. No fui realmente víctima de las consecuencias hasta cuando crecí y tenía uso de razón para darme cuenta que el pronunciar y recordar mi nombre correctamente era complicado. Pasé por Tabatata, Tabáta, Batata?? o pensar que es una broma o que es mi apellido. La pregunta de cajón: ¿de donde viene ese nombre? y tener que dar una larga historia sobre una serie de los 70s, sobre una niña que movía la nariz para hacer brujería, era muy común. Sin embargo, ahora veo mi nombre con total agrado y tome a las brujas un especial cariño, puede decir que las tengo de protector de pantalla y hasta de nombre de este blog, porque creo que soy una bruja de magia blanca o a veces no tan blanca (o quisiera serlo). Este pequeño relato vino a mi mente porque hoy recibí un regalo de mi hermana y adivinen que era? si...una brujita!

2 comentarios:

Marchatorium dijo...

Preciosa la brujita!!
Por cierto, como olvidar en el karaoke:
"Y aquí viene, Tabátaaaaaaaaa!!!"
ja ja ja ja

Jobsky dijo...

Ayer 16,11,07 juimos al karaoke para festejar a el cumple de Machita ... (a proposito del coment de Marcha) vuuuuuelve!!!!!!